comebienconmigo - tu menu semanal sano para perder peso y mantenerte

si quieres registrarte y ver nuestras politicas de privacidad pincha aqui

Pimientos asados, al ajillo

Pimientos asados, al ajillo
Ingredientes para una racion:
1 pimiento rojo grande
2 cucharadas de aceite
Sal gorda
1 ajo
introduccion:
Deliciosa receta que no tiene nada de complicación, pero necesita algo de tiempo para que se cocine el pimiento. Así que puedes asar el pimiento perfectamente por la noche y continuar con la receta al día siguiente.

También puedes hacer mas cantidad de pimientos para aprovechar el horno y reservarlos para otras muchas recetas.

Como observarás, usamos 2 cucharadas de aceite, pero en realidad solo vas a estar usando poco mas de una cucharada, porque la cucharada que usamos para pintar el pimiento, va a despreciarse al eliminar la piel y toda el agua que suelta el pimiento.
Elaboracion:
Lo primero que hay que hacer es lavar el pimiento y colocarlo en una fuente, echar una cucharada de aceite a lo largo del pimiento y con las manos o pincel embadurnarlo. por ultimo echarle la sal por encima. Ponemos la tapa a la fuente (no es necesario, pero a mi me gusta cocinarlos en fuentes con tapa). Lo metemos al horno previamente precalentado a 180 grados. El pimiento tardara en hacerse una hora mas o menos. Llegado ese tiempo yo apago el horno y le dejo ahí metido hasta que se enfríe para aprovechar el calor.

Una vez que ya tenemos nuestro pimiento asado debería haber quedado desinflado y la piel despegada de la carne, eso indica que nuestro pimiento está hecho. Limpiamos el pimiento quitándole la piel las pepitas y el rabo, y lo cortamos en tiras. Reservamos.

En una sartén ponemos una cucharada de aceite e incorporamos el ajo laminado a fuego medio-alto, pues en este caso queremos que el ajo se tueste un poquito, pero sin pasarse! Se quema fácilmente así que vigílalo.
Cuando el ajo está listo, añade el pimiento cortado en tiras y deja un par de minutos cocinar para que se mezclen los sabores, moviéndolo de vez en cuando.

Listo para comer ya sea en el momento, o dejarlo de un día para otro, que también gana en sabor.